La protección de los dispositivos conectados a la red

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cafeteras y luces inteligentes, Smart TVs, routers, videoconsolas, cámaras de seguridad, sistemas de control energético, etc., son algunos ejemplos que muestran cómo los hogares están cada vez más “conectados” a la red y, por tanto, más expuestos a la posible acción de los ciberdelincuentes.

En este contexto, la empresa S2 Grupo a través de su blog Hijosdigitales.es, ha realizado una encuesta sobre la ciberseguridad en el uso del Internet de las Cosas (IoT) en los hogares. Una de las principales conclusiones es que el 53,6% de los usuarios desconoce qué medidas de seguridad tomar proteger sus dispositivos conectados a la red.

“Uno de los principales riesgos que exponen a los usuarios a ser víctimas de los ciberdelincuentes es precisamente desconocer qué riesgos corren, de qué forma y cómo ciberproteger sus dispositivos”, ha asegurado José Rosell, socio-director de S2 Grupo.

Cómo saber si los dispositivos están comprometidos

Del estudio realizado desde Hijosdigitales.es también se observa que el 35,2% piensa que sus dispositivos IoT no pueden correr ningún tipo de riesgo de ciberseguridad, es decir, que puedan ser accedidos por parte de ciberdelincuentes. Junto a esto, otra de las cifras más destacables es que el 61,5% afirma no saber cómo poder al menos vigilar si sus dispositivos están siendo comprometidos, invadidos por posibles ciberatacantes.

Artículo relacionado  Nueva plataforma de ciberseguridad avanzada de Kaspersky Lab

Expertos de la compañía han resaltado que actualmente es muy importante potenciar la formación y la concienciación para el uso seguro de las nuevas tecnologías como principal vía para combatir la cberdelincuencia.

“Las personas cierran las puertas de su casa con llave porque saben que es imprescindible para evitar que entren a robar. Aun así, no es 100% seguro, pero al menos evita gran cantidad de hurtos. Pues lo mismo sucede con los dispositivos conectados, no es que los usuarios no cierren con llave, es que muchas veces dejan la puerta de casa abierta. Por eso necesitan conocer cómo hacerlo y a qué riesgos se exponen”, ha declarado José Rosell.